Jatrofa como biocombustible en Fuerteventura

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Los aceites vegetales que se usan como combustibles pueden ser los de colza, palma, soja, girasol, jatrofa, cacahuete, oliva… Hace muchas décadas que los investigadores estudian cómo usarlos, aunque no ha sido hasta hace pocos años que han sido viables económica y tecnológicamente. Una de las especies que mejor resultado puede dar para la producción de biocombustibles es el aceite de jatropha, gracias a su contenido de ácido oleico monosaturado, el bajo nivel de ácidos grasos saturados y el nivel aceptable de ácidos linoleicos.

La compañía Disa está desarrollando un proyecto para cultivar este tipo de biocombustible en la isla de Fuerteventura, en las Islas Canarias, España. El sector industrial tiene grandes expectativas. Los resultados de los experimentos concluyen que el clima es conveniente para este tipo de cultivo, que es de origen caribeño.

La empresa Disa aportará más de un millón de euros para desarrollar la iniciativa. Se celebró un acto de presentación del proyecto llamado “Disa Biocombustible Jatrofa”, en la Granja Experimental de Pozo Negro. El proyecto está impulsado por el Gobierno de Canarias y el Cabildo de Fuerteventura, y está dirigido por el departamento de Edafología y Geología de la Universidad de La Laguna.

Hace dos años que se encuentra en marcha el proyecto. Se trata de estudiar la viabilidad del cultivo de la jatrofa para su utilización como productor de biodiésel. El Cabildo de Fuerteventura cedió una superficie de 1.500 metros cuadrados en la Granja Experimental de Pozo Negro, donde se ha venido experimentado sobre el crecimiento de la planta, probando con distintas variedades para conocer cuáles responden mejor a las condiciones climáticas de la isla, así como distintos tipos de regadío, productividad, abonos, etc. La doctora Marisa Tejedor, directora del programa, ha señalado que la viabilidad del cultivo está garantizada. Además, con este proyecto se quieren recuperar suelos degradados debido al alto nivel de desertificación de la zona.

La segunda fase del proyecto comenzará en breve y se prolongará hasta 2014. El objetivo es estudiar el riego con aguas regeneradas, analizar el método más adecuado para la extracción del aceite, su rendimiento y composición, así como su aprovechamiento como biocombustible. Esta nueva fase incluirá también un estudio socioeconómico del impacto que este proyecto podría generar en el archipiélago canario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *