Los barcos solares más famosos


Alguna vez, hemos hablado en este blog sobre barcos que funcionan con la energía limpia y renovable del Sol. En este artículo, recopilamos algunos de estos ingenios tecnológicos que surcan el mar.

Turanor: la vuelta al mundo

El 4 de mayo de 2012, Turanor llegará a Montecarlo y acabará su vuelta la mundo, un viaje que comenzó el 27 de septiembre de 2010. Raphael Domjan cumplirá su sueño: diseñar un barco solar que diera la vuelta al mundo sin otro tipo de propulsión, una vuelta al mundo sin contaminar. Turanor es un catamarán de diseño hidrodinámico y que cuenta con más de setecientos paneles solares, así como con baterías de alta capacidad a prueba de agua salada y sistemas informáticos para aprovechar al máximo la luz solar. Hay dos motores diésel para emergencia, pero, según sus tripulantes, no se han necesitado en el viaje.

Solemar: catamaranes hechos en España

Es un catamarán solar para ochenta pasajeros. Lo fabricó el astillero Seacleaner Trawler, con sede en Mallorca. Lleva un sistema de 16 placas solares ubicadas en el techo que le proporcionan toda la energía y alimentan a 24 baterías para que pueda seguir funcionando 150 horas sin necesidad de recibir luz. Navega por los embalses de Castell de Guadalest (Alicante), de Benagéber (Valencia) o en el estanque del Parque del Retiro (Madrid).

Sun21: el barco solar más rápido del Atlántico

El Sun21 forma parte del Libro Guinness de los Récords como el barco más rápido en cruzar el océano Atlántico propulsado con energía solar. Es un catamarán con una capacidad para veinte personas y 14 metros de eslora. Zarpó desde Chipiona (Sevilla) en octubre de 2006 y llegó a Nueva York en mayo de 2007. Consiguió una velocidad media similar a la de un velero (unos 12 km/h) y recorrió más de 12.000 kilómetros. Es obra de una fundación suiza y cuenta con el apoyo de la organización WWF.

SolarSails: con la ayuda de velas

La empresa australiana SolarSailor ha creado diversas embarcaciones respetuosas con el medio ambiente. Desde pequeños catamaranes turísticos a yates privados, pasando por grandes buques comerciales. La peculiaridad que distingue a los barcos fabricados por esta empresa son sus paneles con forma de vela (en la imagen de arriba), que pueden aprovechan tanto la energía del Sol como la del viento. Combina, pues, dos energías renovables. Alguno de los modelos, utiliza también motores eléctricos y de combustión convencionales.

Solar Shuttle: original diseño

SolarLab es una empresa inglesa especializada en diseños innovadores de energía solar de todo tipo: estructuras que se pueden inflar, suelos, fuentes, hangares y, por supuesto, barcos. Sus responsables han creado más de medio centenar de Solar Shuttle, con tamaños que van desde los 40 hasta los 255 pasajeros. Desde hace años, se pueden ver en las aguas de países de todo el mundo.

The Loon: un barco casero

The Loon (en la imagen de abajo) es un pequeño barco de ocho plazas, obra del ingeniero mecánico Monte Gisborne. Su techo está cubierto de placas solares que le proporcionan 738 vatios y dispone de ocho baterías como fuente de energía extra. De esta manera, según el propio diseñador, el barco puede recorrer unos 16 kilómetros gracias a la energía del Sol, y entre 48 y 65 kilómetros si, además, usa las baterías. La familia Gisborne ya lo ha disfrutado en el canal Trent-Severn de Ontario (Canadá).

Auriga Leader: un enorme buque

El Auriga Leader es la capacidad. Es un barco transoceánico: tiene 328 paneles solares que cubren el 0,3% de la propulsión y el 7% de los servicios auxiliares. Fue creado por las empresas japonesas Nippon Yusen K.K. (una naviera) y Nippon Oil Corp. (una petrolera). Funciona desde 2009, cuando zarpó del puerto japonés de Kobe. La energía solar es testimonial, pero es un ejemplo para el resto de buques comerciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *