Más de un tercio de los nuevos edificios se calientan con energías renovables en Alemania


Deberíamos emular a estos germanos en esto del autoabastecimiento energético, pues más de la tercera parte de los nuevos edificios de Alemania utilicen energías renovables (sobre todo geotermia y solar) para sus sistemas de calefacción. Según los datos de la Oficina Federal de Estadística, el pasado año el 34,4 por ciento de los edificios de nueva construcción apostaron por las energías limpias.

Pese a este avance, todavía queda mucho camino que recorrer, pues el gas natural sigue líder en este área, siendo elegido como fuente de energía en el 52,6 por ciento de los nuevos hogares germanos. Como sabemos, el impacto ambiental del gas natural es menos que el de otros combustibles fósiles, como el carbón o los derivados del petróleo, pero no deja de ser una elección nada ecológica.

Afortunadamente, las energías renovables son una opción cada vez más popular. La cifra del 34,4 por ciento invita a ser optimistas. No en vano, los aprovechamientos renovables constituyen la segunda fuente de energía más utilizada para calentar los edificios de nueva construcción.

Otras fuentes de energía tradicionales, como el gasóleo, la electricidad o la calefacción a distancia son un grupo que incluso sumados sólo alcanzan el 13 por ciento de los nuevos edificios. Su uso es decreciente, a diferencia de las mencionadas fuentes de energía renovable, entre las que destacan la geotérmica y la solar.

Concretamente, entre las renovables, la energía térmica, que aprovecha el calor del aire o del agua, o la geotermia, que acumula calor bajo tierra y también hace lo propio, son los sistemas de mayor aplicación en Alemania. Ambas constituyen la fuente de energía limpia preferida, siendo utilizables tanto para sistemas de calefacción de agua como para proporcionar electricidad. Por contra, aunque cada vez gozan de más popularidad, la solar, la biomasa y el biogás se utilizan en menor medida. Estas últimas también son polivalentes, pero su uso está menos extendido. Tiempo al tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *