Paneles solares en el Hospital Clínico Universidad de Chile


El Hospital Clínico Universidad de Chile (HCUCH) y el Ministerio de Energía del citado país colaboran en un programa piloto para la generación de agua caliente sanitaria mediante la utilización de colectores solares instalados en el techo del edificio. Para ello, se invertirán 354 millones de pesos para la instalación del sistema. Este proyecto convertirá al HCUCH en el primer hospital de Chile en contar con esta tecnología, beneficiando a más de 43.000 pacientes al año.

Además, el proyecto permitirá al HCUCH experimentar con la energía solar y su uso en la generación de un insumo sanitario vital, como es el agua caliente de uso diario en las tareas diarias de un hospital de grandes dimensiones. El estudio pretende recabar valiosa información sobre los beneficios del uso de energías renovables en el ámbito sanitario, con el objetivo de que el modelo sea instalado en otros hospitales públicos del país.

La instalación de los paneles solares ocupará una extensión de 800 metros cuadrados sobre el techo del hospital, lo que permitirá generar unos 30.000 litros de agua caliente sanitaria gracias a la energía generada por el Sol. Con este proyecto, se ahorrarán 50 millones de pesos en agua caliente y se disminuirá el uso de petróleo en unos 100.000 litros al año, lo que suponen 270 toneladas de dióxido de carbono menos emitidas a la atmósfera.

Se ha calculado que el hospital conseguirá ahorrar con esta instalación un 38% del gasto anual. Todo ello se enmarca en el programa estratégico destinado a convertir al HCUCH en un hospital verde. La apuesta por le energía solar no es la única iniciativa ecológica. Se llevan a cabo otras acciones como reducir el consumo de papel, usar productos biodegradables, ampliación de áreas verdes, instalación de sistemas de iluminación de alta eficiencia, control de riego automático o un nuevo plan de manejo de residuos tóxicos.

Además, este proyecto se convierte en un ejemplo, como hospital universitario, de lo que puede ser un servicio público sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Se espera, pues, que cunda el ejemplo y se trasladen estas ideas a otros hospitales y a otros edificios públicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *