Pérdidas millonarias de Bosch en la energía solar


Que una multinacional como Bosch, que fabrica desde componentes de automóviles hasta electrodomésticos o herramientas eléctricas, apostara por la energía solar fue en su día todo un impulso para la industria, del mismo modo que ahora nos deja sorprendidos su nuevo desastre financiero en el sector.

No ha sido una pérdida significativa, sino directamente ruinosa, pues según ha dado a conocer el mismo grupo, durante 2012 perdió casi mil millones de euros. Ello, lógicamente, ha supuesto un gran lastre a la hora de hacer el balance de beneficios anual y en el futuro inmediato se aplicarán medidas de ahorro para poder contrarrestar las pérdidas.

“El 2013 va a ser un año duro“, manifestó el presidente de Bosch, Volkmar Denner, durante la habitual presentación pública de resultados anuales de su sector solar en Stuttgart.

Austeridad y recorte laboral

En concreto, la filial solar de Bosch, la compañía alemana Ersol Solar Energy AG, ha sido la que ha sufrido tan fuertes pérdidas, obligando a la austeridad anunciada en forma de importantes modificaciones en los procesos de fabricación.


Los trabajadores verán reducidas sus horas de trabajo y, lógicamente, también sus ingresos, siguiendo un acuerdo tomado en diciembre del 2012 con los representantes sindicales.

¿Pero, a qué se ha debido esta crisis? No es algo nuevo que la industria solar europea ha tenido que hacer frente a la competencia asiática, especialmente a consecuencia de las exportaciones chinas. En el caso de Bosch, el derrumbe de los precios durante los últimos dos años ha resultado nefasta para ellos.

Al igual que Siemens, que también tomó medidas drásticas al respecto, Bosch ha acusado esta competencia asiática, siéndole imposible hacer nada contra ella.

Recordemos que a raíz de la caída de Q-Cells, la empresa líder en Occidente, se denunció a los chinos ante la Comisión Europea por dumping (vender por debajo del coste de fabricación) o competencia desleal. Actualmente se está a la espera de conocer si la decisión supondrá la imposición de aranceles para evitar que sigan haciendo tanto daño a la industria europea.

2 comentarios

  1. Desde luego, a todos nos gusta que el precio de los paneles haya caído tanto. Pero la competencia desleal, y parece bastante claro que lo de China lo es, no es admisible de ninguna manera. De todas formas, ¿por qué son tan grandes las pérdidas?,¿por qué, por ej., en la fabricación de coches de calidad los chinos no pueden competir?. En cualquier caso, una pena lo de Bosch, y esperemos que se recupere. todosobreenergia.com

  2. Supongo que las pérdidas son tan grandes porque el negocio se mueve dentro de esas cifras, y la competencia establecida por China en paneles se debe al intento gubernamental de apoyar el sector, dentro de una política que aspira a convertirse en una potencia mundial en el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *