¿Qué energía queremos desarrollar?


Andasol es el primer complejo termosolar del mundo con almacenamiento térmico. Es una instalación pionera, algunos la consideraban el futuro de las energías limpias y renovables, que hacía imaginar un mundo sin combustibles fósiles, un mundo sin contaminación. La instalación está formado por Andasol-1, Andasol-2 y Andasol-3 (con 50 MW de potencia cada una) y se encuentra en la comarca de Guadix, en Granada, España. Una maravilla de la ciencia y de la técnica que podría ser orgullo del país. Sin embargo, parece que ocurre todo lo contrario: no se quieren desarrollar este tipo de plantas.

Andasol está construida en uno de los altiplanos más elevados y extensos de la Península Ibérica, con una altitud media de 1.100 metros sobre el nivel del mar y, por ello, es uno de los mejores recursos de radiación solar directa de España, un lugar ideal para levantar una de las centrales termosolares más grandes del mundo.

Andasol fue conectada a la red eléctrica general a mediados de diciembre de 2011. Desde entonces, sus seiscientos mil espejos parabólicos, que ocupan una superficie equivalente a más de doscientos campos de fútbol, capturan y almacenan más energía solar que toda la Península de Arabia.

Andasol 1, 2 y 3 abastecen a, aproximadamente, medio millón de personas con electricidad limpia y renovable. Además, la región ofrece un amplio sistema de manantiales subterráneos que suministran agua para las turbinas.

Pero los dueños de la empresa que ha invertido en el proyecto, Andasol, así como otras empresas del sector, temen que el Gobierno español reduzca los subsidios indirectos, claves para la financiación de este tipo de proyectos de energía renovable. Algo que ya ha ocurrido en el Reino Unido.

Algunos inversionistas, ante el marco inestable de la política energética en España, prefieren llevar su dinero a otros países, por ejemplo, a Omán, donde hay un plan para construir 400 megavatios de capacidad generadora de energía solar.

Hay dinero para salvar a los bancos, para salvar la industria del automóvil y subvencionar la extracción de carbón, pero no hay dinero para invertir en energías limpias y renovables. ¿Qué es lo que de verdad necesitan los ciudadanos? ¿Y el planeta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *