Range anxiety, el miedo a quedarse tirado con un coche eléctrico


Muchos conductores no compran un coche eléctrico por el miedo a quedarse tirados en medio de una carretera, sin posibilidad de recargar la batería. En inglés, lo llaman “range anxiety”. Las compañías que venden vehículos eléctricos trabajan para solucionar este problema.

Los coches eléctricos han evolucionado y ofrecen mucha más autonomía que los fabricados hace unos años. Se pueden usar sin ningún tipo de problemas en el día a día, para ir a trabajar, a comprar, a visitar a unos amigos el fin de semana. Pero, ¿qué ocurre cuando se quiere ir a un lugar lejano, donde no hay ni un solo punto de recarga en kilómetros a la redonda? Aquí es cuando aparece el miedo a quedarse tirado.

Entre las soluciones que se estudian se encuentra la de adaptar los servicios de asistencia en carretera para dar un servicio de urgencia a los coches eléctricos. Estos servicios de asistencia especiales para casos de range anxiety consistirían en llegar al lugar donde se ha quedado tirado el ecológico conductor lo más rápido posible y proporcionar una recarga extra suficiente y en poco tiempo para que el coche pueda llegar al punto de recarga más cercano. Se calcula que, en no más de un cuarto de hora, se conseguirían treinta kilómetros de autonomía.

Con todo, sería una solución externa, que no dependería del conductor, sino de una compañía de seguros o de otro tipo. Y a nadie le gusta estar esperando en el arcén de una carretera sin nadie a la vista durante mucho tiempo. Así, las marcas de automóviles buscan otras soluciones.

Algunos gobiernos, como los de Estados Unidos, China o Irlanda, están invirtiendo mucho dinero en crear una infraestructura que permita utilizar los coches eléctricos con seguridad de no quedarse tirados. Tal vez, cuando los ciudadanos comprueben que no hay riesgo, se produzca la verdadera explosión en la compra de vehículos no contaminantes.

También se podría llevara en el maletero del coche una batería de emergencia, del mismo modo que se lleva una rueda por si se produce un pinchazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *