Recoil, aceites usados para biodiésel en Cádiz

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Se va a llevar a cabo en Cádiz, España, el proyecto europeo Recoil. El objetivo es mejorar y generalizar la recogida de aceites usados para, después, usarlos en la producción de biodiésel. En la iniciativa participan once socios de seis países europeos, entre los que se encuentra la Agencia Provincial de la Energía de Cádiz.

Uno de los objetivos principales es promover mercados locales en torno a la producción sostenible de biodiésel, que motiven la aparición de negocios y nuevos empleos. Las energías renovables impulsan la economía.

Los principales objetivos son mejorar y generalizar los métodos de recogida del residuo, incrementar los volúmenes destinados al reciclaje, promover mercados locales en torno a la producción sostenible de biodiésel que motiven la aparición de negocios y nuevos empleos, y mejorar la percepción social sobre este tipo de energía renovable.

Aún se tira por el desagüe el 60% de la producción doméstica de aceites usados debido a la falta de información y concienciación de los consumidores, ha recordado el responsable de Medio Ambiente de la institución provincial, Daniel Sánchez.

En Recoil, participan otros diez socios, entre empresas, universidades, entidades públicas y centros de investigación, de Portugal, Italia, Grecia, Dinamarca y Bélgica. El presupuesto supera el millón y medio de euros, tiene un plazo de ejecución de tres años y está financiado en un 75% por la Unión Europea dentro del programa Energía Inteligente para Europa.

Recoil cuenta con un enfoque integral que abarca la recogida de aceites, el transporte, su transformación en biodiésel y su traslado a las estaciones de repostaje. Para lograr sus objetivos, el proyecto prevé cuatro fases. En su etapa inicial, se analizará el marco legal en vigor considerando el derecho comparado de los países comunitarios, se conocerán buenas prácticas existentes, comprobando las empresas que exploten iniciativas innovadoras y viables, y se realizarán encuestas ciudadanas para pulsar la opinión sobre el reciclaje de aceites usados en la cocina.

En la segunda fase se emprenderá una campaña de difusión de los resultados, tras la consulta inicial, y se constituirán proyectos piloto basándose en las buenas prácticas identificadas. En la tercera fase, se evaluarán los proyectos pilotos y, en la última, se editará una guía (en papel y online) como manual práctico para ayudar a tomar decisiones a las instituciones y empresas en relación con la creación de nuevos negocios relacionados con la producción sostenible de biodiésel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *