Un alcalde recorrerá andando más de 400 km para reinvindicar ayudas a las renovables

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El alcalde de un pueblo extremeño, de nombre Alburquerque, en España, ha comenzado un viaje reivindicativo. Andando. Cada día recorrerá unos veinte kilómetros. Hasta llegar a Madrid, al Ministerio de Industria. Quiere reunirse con el ministro (o con otra persona competente en la materia) y discutir la retirada de las ayudas a las energías renovables.

Según el alcalde Ángel Vadillo, del PSOE, las energías renovables, no sólo son una forma de producir energía limpia, sino que permite a España no depender de energías del exterior, como el gas natural o el petróleo. Ha acusado de la situación a las grandes empresas de energía, que funcionan en régimen de oligopolio. Por último, el alcalde ha resaltado que el sector de las renovables es una vía para crear empleo. Extremadura es una de las comunidades autónomas más pobres de España.

El alcalde de Alburquerque partió de su pueblo hacia Badajoz, despedido por un grupo de vecinos. La ruta le llevará por Mérida, Cáceres, Plasencia y, después de la Semana Santa, espera llegar a Madrid.

Recorriendo una media de unos veinte kilómetros al día, si no hay imprevistos, el objetivo es llegar a la sede del Ministerio de Industria, Energía y Turismo y pedir que se mantengan en la región los incentivos a los proyectos existentes para instalaciones de producción de energías renovables.

Alburquerque tiene cinco proyectos de plantas termosolares, proyectos que, según Vadillo, se verán truncados tras la supresión de las primas a este tipo de instalaciones. Más paro para la región y más dependencia de combustibles contaminantes.

Para Vadillo, esta decisión del Gobierno es un duro golpe para este sector estratégico en todo el país, pero, fundamentalmente, en Extremadura y en Alburquerque, ya que, para la población, con más del 30% de desempleo, el desarrollo de las termosolares supone una inyección económica única en estos momentos de crisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *