Cochele, alquiler de coches eléctricos en Sevilla
Otra ciudad más que se suma a la iniciativa de ofrecer la posibilidad de alquilar de coches eléctricos: Sevilla (España). La empresa que gestiona el servicio se llama Cochele y todos sus vehículos son eléctricos. La iniciativa acaba de empezar y, de momento, sólo existe un punto donde se pueden recoger y devolver los coches: en la estación Los Remedios, ubicada en la avenida de la República Argentina de la capital hispalense.

Este tipo de alquiler de coches no es una competencia para las tradicionales compañías de alquiler. Más bien pretende impulsar un nuevo concepto de movilidad urbana, más limpio, más ecológico, más responsable. Está enfocado, sobre todo, a alquileres esporádicos por cortos periodos de tiempo y para distancias no muy largas.

Se puede reservar un coche en Cochele por teléfono o Internet. La ubicación elegida para la estación de alquiler se debe a un acuerdo al que ha llegado la empresa con el Grupo Insur para usar el aparcamiento y poder recargar los coches después de que el usuario lo haya devuelto. Cochele prevé aumentar la flota de vehículos, así como los puntos de recogida, devolución y carga. Buscará ubicaciones cercanas a zonas comerciales y de oficinas, principalmente en el centro de la ciudad.

Como nuevo servicio que es, para promocionarse, ofrece interesantes ofertas. Por ejemplo, a los primeros cincuenta usuarios que se hagan socios de Cochele, les regalan la primera cuota (unos 20 euros). En cuanto a las tarifas de alquiler son de 4,5 euros cada hora más 29 céntimos cada kilómetro recorrido. A esto hay que sumarle una fianza de 100 euros. Este precio incluye el combustible, en este caso eléctrico, seguro a todo riesgo, asistencia de 24 horas, mantenimiento, aparcamiento e impuestos. En definitiva, el conductor sólo tendrá que preocuparse de circular por la ciudad. Cualquier persona mayor de 25 años y con un mínimo de dos años de antigüedad en su permiso de conducir puede alquilar en Cochele.

Cochele, además, ofrece sus servicios a empresas como una forma de reducir las emisiones de dióxido de carbono causadas por los desplazamientos de sus trabajadores, colaboradores o visitantes.