¿Qué es una central termosolar?
Básicamente, se denomina central termosolar o central térmica solar a la instalación que aprovecha la radiación electromagnética del sol para obtener energía eléctrica.

Parece algo muy moderno, y de hecho lo es en cuanto a las tecnologías utilizadas actualmente, pero la idea es tan antigua como las primeras civilizaciones humanas. De hecho, en realidad se basa en el aprovechamiento de la radiación solar, sin más, un recurso que los antiguos ya utilizaban para distintos fines prácticos.

Las distintas tecnologías utilizadas a lo largo del tiempo, de la historia, han ido avanzando, lógicamente, y ha sido ese avance continuado el que, entre otras evoluciones, finalmente desemboca en este tipo de energía renovable. Aún así, no podemos dejar de señalar que la energía solar fotovoltaica constituye la fuente de energía solar más desarrollada, frente a otras tecnologías solares, como la que nos ocupa.

Energía solar termoeléctrica

De este modo, la tecnología utilizada para obtener energía termosolar lleva a cabo un proceso en las llamadas centrales solares termoeléctricas, cuya construcción es relativamente nueva, pues su construcción en Europa y Japón se remonta a hace apenas tres décadas.

Entre las principales ventajas de esta fuente de energía limpia está su gran abundancia y su calidad de renovable. No en vano, tan sólo cada diez días nuestro planeta recibe una energía solar equivalente a la que podría obtenerse de las reservas conocidas de petróleo, gas y carbón.

¿Qué es una central termosolar?
El funcionamiento de las centrales solares termoeléctricas puede compararse con la de una central térmica, con la diferencia de que el carbón o gas se sustituye por la energía del astro rey. Resumido muy brevemente, los rayos solares se acumulan en un receptor mediante espejos, y este calor permite calentar un fluido y producir un vapor que mueve una turbina y, por último, ésta produce la electricidad.