Baterías de metal líquido, el mejor aliado para las renovables

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La recién creada empresa Liquid Metal Battery Corp. ha sido impulsada por el profesor Donald Sadoway, del MIT, y ya ha atraído inversores como Bill Gates o Total. Su objetivo es comercializar una nueva tecnología de baterías líquidas que permite abaratar el almacenamiento de energía.

Sadoway está encontrando inversores porque ha trabajado hasta dar con un sistema atractivo para invertir, estos es, que utiliza materiales baratos y abundantes que pueden ser montados fácilmente. Una empresa con mucho futuro, en definitiva, y que puede comenzar a dar sus primeros beneficios en breve. La clave es que toda la batería es líquida. Esos componentes líquidos, de forma natural, se colocan en distintas capas, gracias a sus diferentes densidades. Cada capa está conformada por materiales baratos y disponibles.

Materiales de metal líquido forman los polos positivo y negativo de la batería. Otra capa de electrolito, en el medio, permite que las partículas cargadas crucen el sistema para que la batería se cargue o se descargue, según convenga.

Sadoway ha utilizado magnesio para el electrodo negativo de la capa superior, sales fundidas como electrolito y antimonio para el electrodo positivo de la capa inferior. Para producir la corriente, el magnesio pierde dos electrones para convertirse en iones de magnesio que viajan a través del electrolito hacia el otro electrodo. Una vez allí, recoge dos electrones de antimonio y se mezcla con para formar una aleación.

Las baterías actuales funcionan a temperatura ambiente, pero, en algunas industriales se necesita que puedan trabajar a cualquier temperatura. La corriente que circula por la batería genera suficiente energía para mantener el sistema en estado líquido a una temperatura aproximada de 700 ºC. Según Sadoway, los electrodos pueden operar a corrientes eléctricas diez veces mayores que cualquier batería de la actualidad.

La tecnología está aún en fase experimental, pero ya se ha comprobado su funcionamiento en baterías del tamaño de una pizza grande. Si se logra una batería de este tipo del tamaño de un contenedor será capaz de almacenar electricidad por 2 MWh, suficiente para alimentar a doscientos hogares norteamericanos.

Cabe recordar que las renovables pierden eficiencia energética porque no se puede guardar toda la energía que producen. Este invento podría solucionar el problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *