De Suiza a Marruecos con el Solar Impulse, avión solar


El Solar Impulse es el primer avión de la historia que ha realizado un vuelo de 26 horas usando únicamente la energía del Sol. Despegó a las 8,20 hora local en Payerne (suroeste de Suiza) con destino a Madrid, donde hará una escala, antes de continuar su ruta hasta Rabat, Marruecos, su destino final. Señores pasajeros, abróchense los cinturones y disfruten de un vuelo que no contamina.

El despegue se efectúo con hora y media de retraso con respecto a la hora prevista (no difiere mucho de los vuelos convencionales, entonces) debido a la persistencia de neblina. Como si fuera una señal, con los primeros rayos de Sol, la neblina desapareció y el Solar Impulse pudo comenzar su viaje.

En Madrid, se hará una escala técnica. Después de su aterrizaje, previsto a partir de la medianoche del viernes 25 de mayo en el aeropuerto de Barajas, la aeronave permanecerá en tierra para ser sometida a diversas revisiones técnicas, al menos, hasta el próximo lunes.

El destino final del avión es Marruecos, país que donde el equipo de Solar Impulse ha sido invitado para participar en una ceremonia que marcará el inicio de las operaciones para la construcción en la región de Ouarzazate de lo que se convertirá en la planta termosolar más grande del mundo, con una capacidad de 160 megavatios (MW).

Antes de fijar un día para el despegue, los meteorólogos del equipo tuvieron que encontrar el momento oportuno para hacerlo. El vuelo es otro paso hacia delante, un desafío, sobrevolar los Pirineos únicamente con energía solar, una demostración del potencial de esta tecnología. Los vuelos solares para pequeñas distancias no están tan lejos.

Bertrand Piccard, fundador del proyecto, realizará el segundo trayecto, entre Madrid y Rabat. El avión recorrerá en total 2.500 kilómetros sin una gota de carburante y con una nula emisión de gases de efecto invernadero (GEI). Según las condiciones meteorológicas y la dirección de los vientos, el Solar Impulse cruzará las montañas del Jura con dirección a Pontarlier (Francia) a una altitud de 3.600 metros. Después, el aparato volará sobre el Macizo Central francés y se dirigirá hacia Toulouse, antes de cruzar los Pirineos. Entonces será cuando tenga que ascender hasta los 8.500 metros de altura.

Sus alas tienen 12.000 placas fotovoltaicas. El Solar Impulse tiene una envergadura parecida a la de un Airbus A340 (63 metros), pero un peso mucho menor (unos 1.600 kilogramos), como una furgoneta grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *