E. coli para producir biocombustibles


La bacteria E. coli se ha hecho tristemente famosa por causar la muerte a algunas personas. Su nombre completo es Escherichia coli y es uno de los organismos más estudiados por el ser humano. Se encuentra de forma habitual en los intestinos de muchos animales y, por tanto, también en las aguas negras. En realidad, es necesaria para el funcionamiento correcto del proceso digestivo, además de producir las vitaminas B y K.

Pero, por desgracia, para el ser humano puede ser mortal. Un brote aparecido en Alemania este 2011 se saldó con 33 muertos. Sin embargo, esta bacteria también tiene propiedades que pueden beneficiar a la humanidad. Investigadores de Estados Unidos han desarrollado una nueva variación de la bacteria E. coli capaz de digerir biomasa de hierba alta y sintetizar sus azúcares para producir gasolina, diésel e incluso combustible para aviones (queroseno). Además, sin que sea necesario agregar costosas enzimas al proceso. Quizá la E. coli sea el futuro de los biocombustibles.

Lo más interesante de este nuevo proceso de producción es que puede reducir drásticamente el coste de producción del biocombustible hasta un punto en el que podría competir con los combustibles fósiles. El proceso se simplifica al consolidar dos pasos: depolimerizar la celulosa y hemicelulosa en azúcares, y fermentar los azúcares resultantes. En otras palabras, como no es necesario agregar otras sustancias que realicen el proceso de fermentación, el coste se reduce.

No es la primera vez que se usa bacteria E. coli para producir gasolina y diésel, pero sí es la primera vez que se usa con la capacidad de producir tres tipos diferentes de combustible. Los investigadores creen que la técnica utilizada con esta bacteria podría ser utilizada en otros microorganismos, lo que podría acelerar el crecimiento de producción de biocombustibles hasta poder competir en el ámbito comercial.

Ojalá la E. coli sea recordada por el bien que hace a la humanidad y no por las desgracias que ha producido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *