El calor interno de la Tierra se convierte en fuente de energía renovable


geothermal
El calor puede transformarse en energía eléctrica, aunque el proceso tiene algunos handicaps como su aplicación a gran escala que, a día de hoy, no es factible. Sin embargo, ahora un equipo de científicos ha dado un paso importante porque se ha conseguido aprovechar ese calor mediante el desarrollo de una nueva batería que puede transformarlo en energía eléctrica de forma directa.

Innovación

Este trabajo ha sido realizado por un equipo de científicos de Tokyo Tech, que han logrado desarrollar unas células térmicas sensibilizadas o STC con las que se conforma una nueva batería que es capaz de generar energía eléctrica a 100 grados centígrados o menos.

El uso de estas células térmicas constituye así un nuevo método para convertir el calor en energía eléctrica. Un proceso en el que son claves las células solares sensibilizadas por colorante y que abre una nueva vía para explotar la energía geotérmica de una manera más sostenible.

Y es que el resultado de esta investigación supone un importante avance porque las baterías y dispositivos redox calientes y fríos, que están basados en el efecto Seebeck, no pueden ser enterrados dentro de una fuente de calor para luego explotarlos.

geotermia

La batería

El STC tiene tres capas intercaladas entre los electrodos, de manera que una de ellas es la capa de transporte de electrones o ETM, mientras que la otra es una capa semiconductora de germanio y, la tercera, es una capa de electrolito sólido con iones de cobre.

El proceso consiste en que los electrodos pasan de un estado de baja energía a un estado de alta energía en el semiconductor. Un paso para el que tienen que ser excitados desde el punto de vista térmico para luego ser transferidos al ETM de una forma natural.

Posteriormente, salen del electrodo y pasan a un circuito externo y por el contraelectrodo para alcanzar el electrolito, en cuyas interfaces tienen lugar las reacciones de oxidación y reducción que implican a los iones de cobre.

Esto se traduce en una transferencia de electrones de baja energía a la capa semiconductora con el fin de que el proceso vuelva a comenzar y se complete el circuito eléctrico.

Artículos relacionados:

China apuesta por impulsar la geotermia

Canarias lidera la producción calorífica en geotermia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *