Eucaliptos para producir biocombustibles

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Tal vez plantar eucaliptos no sea tan perjudicial para el medio ambiente. Antes de que se me echen encima ecologistas inflexibles, me apresuraré a decir que me refiero que puede tener algún beneficio aunque transforme el ecosistema donde se plantan. Me refiero al gran potencial que tienen los residuos de la madera de esta especie de árbol para producir biocombustible.

Así lo ha afirmado la ingeniera agrónoma y jefa del laboratorio de fermentación de la compañía Green Source, Elisa Alonso. Los eucaliptos, según la experta, pueden ofrecer la celulosa necesaria para producir bioetanol.

La Universidad de Cantabria (UC) ha publicado estas conclusiones en una nota de prensa, en el marco del curso “Biotecnología industrial”, donde Elisa Alonso ha explicado el proceso de fermentación necesario para producir este tipo de combustible a partir de los residuos del eucalipto. Y ha afirmado que el material tiene un gran potencial para la obtención de la celulosa, que es fundamental en el proceso de elaboración de combustibles procedentes de renovables.

Y quizá aún más importante, de ese modo se utilizaría una materia prima que no se usa para alimentar a los seres humanos, una de las mayores críticas que reciben algunos biocombustibles. De este modo, se podría prescindir del maíz, la patata o la caña de azúcar a la hora de elaborar biodiésel. Este tipo de cultivos agroenergéticos han favorecido la deforestación en muchos países, así como la especulación financiera. Por tanto, la plantación de eucaliptos en determinadas zonas puede ser un mal menor.

La experta ha explicado el proceso que se lleva a cabo en Green Source: fermentar los residuos con microorganismos que pueden ser bacterias, hongos o levaduras, que consumen un sustrato rico en azúcar para elaborar bioetanol. El objetivo es que el método sea sostenible a medio plazo. Una última ventaja es que las emisiones de CO2 de este tipo de biocombustibles son más inocuas que las de los procedentes del petróleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *