Granja solar de 100 hectáreas en Bulgaria

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


SunEdison, empresa líder en servicios de energía solar, ha llegadao a un acuerdo de financiación con IFC, en la que ésta aportará 46,1 millones de euros, que junto a otros 41,1 millones de euros aportados por UniCredit y los 50 millones de dólares de OPIC, permitirán la construcción de una planta de energía solar fotovoltaica con capacidad para 60,4 MW.

La planta comenzó a construirse en septiembre de 2011 y ha sido conectada en marzo de 2012. La enorme granja solar abarca una superficie de cien hectáreas en Karadzhalovo, una localidad de Parvomay, a 160 kilómetros al sudeste de Sofía, capital de Bulgaria. Para su construcción, se han empleado más de 214.000 módulos solares.

Se calcula que la nueva planta solar, durante el primer año funcionando, generará energía suficiente como para abastecer a 27.400 hogares, evitando, además, la emisión de 37.400 toneladas de dióxido de carbono (CO2), lo que equivale a retirar más de 7.000 vehículos de las carreteras.

Para Pancho Pérez, director general de SunEdison para Europa, Oriente Medio, África del Norte y América Latina, el proyecto es un ejemplo de cómo combinar tecnologías de última generación con la construcción, operación y mantenimiento de centrales solares fotovoltaicas, creando oportunidades de inversión para sus socios financieros. Apostar por las energías renovables supone un esfuerzo para enfrentarse a la cuestión del cambio climático también desde la vía de la inversión.

La empresa SunEdison construyó en Italia la planta de energía solar fotovoltaica más grande de Europa, con una potencia de 70 MW. Con proyectos como éstos, la compañía contribuye enormemente al desarrollo de las energías limpias y renovables y a la mitigación del cambio climático.

La colaboración entre entidades públicas y privadas hace posible proyectos como los mencionados. En el caso de la planta búlgara, se emplea financiación para el desarrollo con el fin de aprovechar las inversiones del sector privado en las tecnologías de última generación. Se puede observar que los inversionistas sí ven con buenos ojos las fuentes de energías renovables en regiones en vías de desarrollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *