La NASA producirá biocombustible con el agua de las alcantarillas

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Uno de los métodos para obtener energía con más beneficios para el medio ambiente es hacerlo a partir de algún desecho. Por una parte, se genera energía a partir de una fuente renovable y se no se contamina o se hace mínimamente, y, por otra parte, se aprovecha una materia que, de otro modo, no tendría ningún valor. Y, si hay un lugar en el que hay desechos, ése es el sistema de alcantarillado de una ciudad.

La investigación está dirigida por el ingeniero Jonathan Trent. Es el proyecto Omega, acrónimo de Offshore Membrane Enclosures for Growing Algae (cápsulas de membrana para el cultivo de algas en la costa). La idea es generar biocombustibles a partir de microalgas cultivadas (nada nueva, hasta aquí) en bolsas plásticas que flotan en el mar y que son alimentadas por las aguas residuales provenientes de las cloacas de las ciudades.

El objetivo es ambicioso: generar un biocombustible que pueda competir con los combustibles fósiles. Todo ello, sin necesitar agua extra, fertilizantes o tierras que se puede usar para la agricultura. Biocombustibles que no compiten ni con los alimentos. Ni tan siquiera con las tierras de cultivo.

Las algas se encuentran en bolsas de plástico que flotan por debajo de la superficie del mar. Al interior de estas bolsas, se bombean las aguas residuales y las microalgas. A partir de aquí, continúa el proceso habitual: las algas crecen porque reciben los rayos del Sol y absorben dióxido de carbono (CO2), mientras que liberan oxígeno en el proceso. Así que, además de lograr energía limpia y renovable, se contribuye a mitigar el cambio climático.

Mucho más eficiente que otros biocombustibles

Ya se han realizado algunas pruebas en la costa de Estados Unidos. La idea no ha sido patentada porque la NASA cuenta con que otros científicos puedan mejorar el proceso.

Con otras materias primas, como la soja, el girasol, la colza o la palma, se pueden producir hasta 470 litros de combustible al año por cada hectárea cultivada. Con las microalgas, la NASA cree que se pueden generar entre 19.000 y 47.000 litros de biocombustible al año por hectárea. Puede ser interesante, así mismo, asociar el sistema con la acuicultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *