Logran producir hidrógeno con algas y bacterias

algas-bacterias-hidrogeno
Las algas ya se han venido empleando para la producción de hidrógeno, así como las bacterias. Ahora, se ha dado un paso más para disponer de esta fuente de energía, gracias a una nueva investigación con la que se ha logrado combinar la acción de las algas y de las bacterias para conseguir una mayor producción de esta fuente energética. En concreto, de biohidrógeno.

La investigación

Esta investigación de generación de hidrógeno con algas y bacterias ha sido realizada por un grupo de investigadores de la Universidad de Córdoba. Para conseguirlo, se ha empleado un tipo de algas y de bacterias concretas.

Se trata del alga verde unicelular Chlamydomonas reinhardiii y de la bacteria Escherichia coli que, trabajando de forma conjunta, permiten conseguir un 60% más de producción de hidrógeno del que son capaces de producir por separado.

La clave está en que el alga, si trabaja sola, tiene capacidad para producir hidrógeno a través de la fotosíntesis, mientras que las bacterias realizan esta generación de energía por la fermentación de azúcares.

algas-bacterias-hidrogeno
De esta manera, para trabajar conjuntamente, el ácido acético ha sido decisivo. Este ácido –responsable del olor y sabor del vinagre-, es segregado por la bacteria al producir hidrógeno.

La acumulación de este ácido en el medio en el que está la bacteria produce el problema de que el mecanismo de fermentación se pare y, en consecuencia, también deje de producir hidrógeno.

En este paso es donde el alga se ha convertido en clave, ya que es capaz de aprovechar este ácido acético para producir más hidrógeno. Es decir, que coge lo que la bacteria no quiere para emplearlo.

Descontaminar

El trabajo conjunto de algas y bacterias ha quedado comprobado en esta investigación, que permitiría que el proceso se pueda transferir a la industria. Así, se podría conseguir que los azúcares añadidos para la fermentación de las bacterias en los laboratorios se trasladen a residuos en el mundo real.

Y es que esta simbiosis de algas y bacterias podría emplear residuos industriales y aguas contaminadas para producir más hidrógeno, al mismo tiempo que descontaminan.

Artículos relacionados:

Así es el reactor químico que produce hidrógeno ‘verde’

Hyundai apuesta por el hidrógeno para generar electricidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *