Los océanos tienen capacidad para abastecer de energía a toda la civilización

Share on Facebook24Tweet about this on Twitter4Share on Google+0

energia-eolica
A pesar de que hay varios países que han apostado por la energía eólica offshore, se pensaba que esta nueva fuente para obtener electricidad de energías renovables era limitada y que no había capacidad suficiente de suministro. Sin embargo, no es así. Un estudio realizado por científicos de la Carnegie Institution for Science ha permitido constatar que los océanos tienen una gran capacidad para generar energía. Es más. Su producción sería suficiente para la civilización actual.

Océanos abiertos

La generación de energía eólica en océanos abiertos se convierte así en una gran oportunidad para disponer de mayor producción de electricidad procedente de energías renovables. Y es que la investigación ha permitido comprobar que las turbinas eólicas en el océano abierto podrían interceptar hasta cinco veces más energía que las de los aerogeneradores que están situadas sobre la tierra.

Esta mayor captación se produciría porque las velocidades de viento son más altas en promedio sobre el océano que sobre suelo firme. De hecho, la mayor parte de la energía capturada por los grandes parques eólicos se origina más arriba en la atmósfera, transportándose hasta la superficie para que las turbinas puedan extraer la energía.

A estas conclusiones se han llegado tras comparar la productividad de grandes parques eólicos situados en Kansas con parques eólicos en océanos abiertos que son teóricos. Una comparativa que ha permitido constatar que los parques eólicos offshore tendrían capacidad para generar, como mínimo, tres veces más de energía que los situados en zona terrestre porque estos últimos tienen más dependencia de los recursos cercanos y la generación de electricidad es más estacional.

energia-eolica

El Atlántico, la gran fuente energética

Esta capacidad para generar más energía a partir del viento se ha observado sobre todo en el Océano Atlántico Norte porque en esta zona la presencia de las turbinas eólicas, que generan una resistencia aerodinámica, no frenan ni ralentizan los vientos como se haría en la tierra. La explicación no es otra que las grandes cantidades de calor que desembocan en el Atlántico Norte y en la atmósfera durante el invierno que actúan como un recubrimiento.

Por esta particularidad, tan solo los parques eólicos del Atlántico Norte tendrían capacidad para proporcionar suficiente energía para cubrir las necesidades energéticas actuales de la civilización en el invierno. Tan solo en verano, tendrían capacidad para suministrar energía eléctrica a Europa o a Estados Unidos.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *