Recarga tu teléfono con una cerveza o un café


Se llama Epiphany One Puck y puede convertirse en el cargador más original y usado del mundo (y mira que hay modelos para todos los gustos), siendo la energía renovable y limpia. Y puede ser el más usado por la gran utilidad extra que ofrece: además de cargar el móvil, sirve de posavasos. Hay que aclarar que no hace falta conectarlo a la red eléctrica. Funciona gracias a la diferencia de temperatura.

Así, este gadget carga pequeños dispositivos (como smartphones) colocando encima bebidas frías o calientes. Lo mismo sirve una cerveza que un café. El dispositivo tiene dos lados, uno rojo y otro azul. Se debe colocar la bebida caliente en el lado rojo o la bebida fría en el lado azul.

La clave de que funcione es un tipo de motor, llamado Stirling, desarrollado en la década de 1800. A través de este motor, se convierte la diferencia de calor en energía. Epiphany Labs es la empresa que está detrás de la idea y ya tiene diseñado un prototipo, pero aún debe mejorar el funcionamiento de la tecnología. De hecho, todavía no se ha atrevido a ofrecer datos del tiempo que se tardaría en recargar un teléfono inteligente, por ejemplo. Claro que tampoco es fácil, ya que hay muchas variables, como el calor o el frío de la fuente de energía.

Así, la empresa quiere mejorar el Epiphany One Puck, para lo que ha lanzado una campaña de financiación en masa en la web Kickstarter. El objetivo es que el cargador no necesite ningún tipo de alimentación externa y funcione sólo con bebidas frías o calientes. Para ello, los diseñadores necesitan llegar a un mínimo de 100.000 dólares para poder fabricar el gadget a gran escala.

Para casa, para la oficina o para los bares


Uno de los secretos mejor guardados por los responsables de este dispositivo es cómo han adaptado el principio del motor Stirling en un aparato tan pequeño.

Mucha gente necesita recargar su teléfono en la oficina y muchos de ellos seguro que toman un café bien cargado o un té mientras trabajan. En cuanto a la cerveza, se podría usar mientras se está tranquilamente en casa viendo la televisión o leyendo blogs. Quizá algún bar se anime a ofrecer estos especiales posavasos a sus clientes.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *