Ciclovía en Bogotá, desde 1975


En Bogotá, capital de Colombia, las vías para ciclistas se crearon por un movimiento popular en 1974. Fue el 15 de diciembre, un domingo, cuando los propios ciudadanos tomaron la calle montando sus bicicletas, convirtiendo la calzada pública en un espacio para el transporte no contaminante. Pero no sólo eso. Los bogotanos estaban hartos de tantos coches, de tanta contaminación y de no poder disfrutar de actividades recreativas en su ciudad.

Así, desde la participación ciudadana se ha conseguido que todos los domingos y festivos, la principales carreteras de la ciudad se conviertan en ciclovías, 120 kilómetros cerrados al tráfico de coches. Desde las siete de la mañana hasta las 2 de la tarde, los habitantes de Bogotá pueden disfrutar de avenidas y calles sin tráfico.

Ya en este siglo, se han impulsado diversas acciones para mejorar el servicio de la Ciclovía. Se han puesto en funcionamiento dieciocho puntos de información a lo largo de la Ciclovía. También se han llevado a cabo estudios de satisfacción, uso, gustos y preferencias del servicio para crear un plan de trabajo con el objetivo de mejorar la Ciclovía.

Además, se desarrollan actividades culturales que funcionan uno de los domingos del mes en diez puntos simultáneos, donde se representan espectáculos de danza, títeres, payasos, teatro, actuaciones musicales, etcétera. Se calcula que cerca de un millón de ciclistas disfrutan de este servicio. En alguna época, se ha llegado a los dos millones de usuarios.

La RecreoVía de Bogotá, que son espacios pertenecientes a la Ciclorruta habilitados para hacer ejercicio físico, fue distinguida en el marco del II Concurso Internacional Ciudades Activas – Ciudades Saludables 2005, por su contribución al desarrollo de una actividad física alternativa y eficiente en la ciudad. La Ciclovía ofrece, además, otros servicios como puntos veterinarios para atender a mascotas, zonas infantiles, estaciones de servicio, baños, etcétera.

Además, en Colombia se han construido unos 300 kilómetros de ciclorrutas, como se conoce a los carriles-bici. Un apoyo al transporte sostenible en Colombia que ojalá siga aumentando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *