La mitad de los coches podrían funcionar con etanol en 2030


Según el informe Moving towards a next-generation ethanol economy, elaborado por Bloomberg New Energy Finance para una de las empresas líderes en la investigación y desarrollo de enzimas que facilitan la conversión de celulosa en etanol, la empresa danesa Novozymes, la sustitución del 50%, en 2030, de la gasolina se podría conseguir con un potencial de aprovechamiento del 17,5% de los residuos agrícolas en Argentina, Australia, Brasil, China, la Unión Europea de los 27, India, México y Estados Unidos.

El estudio también analiza las barreras que habría que superar para alcanzar esos ambiciosos objetivos. Además, el estudio se refiere a etanol de segunda generación, es decir, del proveniente de cultivos que no se utilizan para alimentar al ser humano.

Sólo en Estados Unidos, hay diecisiete plantas productoras de etanol en construcción, incluida la de Abengoa en Hugoton (Kansas). Novozymes es una empresa biotecnológica que investiga enzimas para que aceleren y mejoren la producción de este tipo de carburante ecológico.

Según el estudio citado, se estima que, si se aprovechara el 17,5% de los residuos agrícolas, se podrían producir unos 351.000 millones de litros de etanol cada año. Con esta cantidad, se podría reemplazar, aproximadamente, la mitad de la previsión de la demanda de gasolina en 2030, un enorme paso hacia la independencia energética, la mitigación del cambio climático y la sostenibilidad del planeta.

El estudio ha partido de la premisa de que, del total de residuos agrícolas que se produce en las zonas estudiadas, el 75% vuelve a la tierra para actuar como nutriente natural, mientras que otro 7,5% se destina a producir otros biocombustibles o como alimentación del ganado. Por tanto, quedaría ese 17,5% para la conversión en etanol.

En cuanto a las barreras a este desarrollo, el informe destaca que se debe proporcionar una demanda estable para atraer capital a la agricultura y a los sectores de bioproductos de segunda generación y crear, de este modo, un mercado a largo plazo que facilitará el apoyo financiero. Es decir, que habría que apoyar la economía rural. Puede ser, en definitiva, una fuente de ingresos adicional para la economía de los agricultores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *